Archivo mensual: diciembre 2008

Vuelve el coqueteo

Primero desembarcaron los Patriarcas de la iglesia ortodoxa rusa. Se les inauguró ¡una catedral! en pleno barrio de Jesús María. Una aberración al Casco Histórico. Así se preparaba el terreno de la diplomacia tras casi dos décadas de divorcio entre la pequeña isla caribeña y el gigante euroasiático. Fue muy extraño, así de repente, en la Habana Vieja se yergue un templo a una religión lejana y cuyos iconos no hablan la lengua católico-yoruba de los nativos.

Más tarde, desembarcaba el “Zar”, que se reunió con el presidente de Cuba y con el Compañero Fidel. Volvemos a hacer negocios con los rusos. La verdad ya hace unos añitos que los hacemos y recibimos ex tavarish como turistas. Llevaron a Medvédev a la flamante catedral, el único símbolo verdaderamente ruso en Cuba, y al monumento del Soldado Internacionalista Soviético, que podría representar un pasado de amistad reciente entre ambos países, si olvidamos que el otro país no existe y el actual, Rusia, no es exactamente la URSS.

El tercer acto es de una coherencia histórica perfecta: los Castro vuelven a recibir a la flota de guerra rusa, que anda navegando y haciendo maniobras por aguas caribeñas para probarle a los EE.UU. que discuerdan de su política internacional. Igualito que en el 62 cuando le prestaron la finca a Khrushchev para montar los misiles, que después se los llevó y nos pusieron en filita, a gritarle despechados: “Nikita, mariquita…”

Anuncios